18/06/2011 às 09h33min - Atualizada em 18/06/2011 às 09h33min

La leche derrama sus disputas

Diario El Litoral

De la crisis interna al negocio global. Los actores reeditan la pulseada por la renta en un buen momento para el sector. En un negocio volátil, tamberos e industriales podrían dar el gran salto, mientras el gobierno nacional privilegia las góndolas.Los tambos aportarán 10 por ciento más de leche este año. Las industrias ocupan toda su capacidad instalada para abastecer un consumo interno de 230 litros anuales -apenas 10 litros por debajo del pico de 1998- y para exportar.

De la redacción de El Litoral

economia@ellitoral.com

Los tamberos protestan frente a SanCor mientras la emblemática industria láctea muestra un momento de recuperación histórica. Buenas razones asisten a unos y otros, aunque generen alguna perplejidad en quienes no están allegados a la cadena láctea.

Los productores reciben hoy un promedio de $ 1,50 a $ 1,55 por el litro de leche fluida puesto en sus tranqueras. De allí a los $ 4,30 que puede llegar a costar en la góndola de un supermercado, hay mucha distancia, a la que consideran injusta.

Después de años de sequías o inundaciones, las condiciones climáticas finalmente hicieron honor al esfuerzo diario de los tamberos y devolvieron productividad a sus vacas. Ahora, sus animales producen 2 litros más de leche por día y su producto se factura a 38 centavos de dólar, mucho mejor que los 18 centavos por litro de los recientes tiempos de crisis.

Pero en la Argentina de la inflación negada y el dólar relativamente retrasado, los costos internos de producción también subieron. Y naturalmente, los tamberos reclaman la renta que creen justa.

El otro cencerro

O la otra campana, en la versión láctea. La industria está haciendo un esfuerzo significativo para vender mejor. La región muestra la recuperación de una gran cooperativa, la reconversión de otra e inversores privados que han adquirido empresas emblemáticas de la zona.

“La lechería es muy promisoria”, reconoció Sergio Montiel, gerente de relaciones institucionales de SanCor. Hace algo más de tres años, cuando el gobierno nacional acordó con el de Venezuela la asistencia financiera por U$S 80 millones más capital de trabajo, la cooperativa estaba en uno de los momentos más difíciles de su historia. Hoy, paga sin problemas -con 1.800 toneladas semestrales de leche en polvo a valor de mercado- ese crédito a 12 años y con 3 % de interés, y además financió a 5 años otra deuda con el CFI.

La cooperativa ya tiene 72 años, procesa el 15 % de la leche que produce el país, tiene 4 mil personas en dependencia y 16 plantas industriales, es líder de las líneas infantiles en el mercado interno, exporta a 30 países y tuvo una facturación consolidada (ejercicio 2009/2010) de $ 2.531 millones en el mercado interno y U$S 103 millones en el internacional.

La empresa aclaró que no fueron productores asociados a su cooperativa los que manifestaron en Sunchales. Montiel señaló que la desaparición de tambos en el país está por debajo del 6 % del promedio internacional; además, aclaró que la cooperativa lleva adelante un programa intensivo de capacitación de productores.

“En el caso particular nuestro no hemos tenido caída de tambos; la cooperativa y las primarias ayudan mucho a los productores, financiándoles los servicios (silos, siembra, insumos)”, concluyó el directivo.

Entre los quesos y las urnas

Fueron los industriales los que llevaron a la Secretaría de Comercio su intención de cambiar el “precio por litro” por otro criterio que valore grasas y proteínas. “El resto es agua”, argumenta la industria; de allí surgió la versión de la rebaja de 6 a 8 centavos que enojó a los tamberos.

Es que la industria está en capacidad plena y, entonces, ¿sobra leche? La buena producción vuelca excedentes en actores más débiles como las pequeñas queserías, capaces de poner en sus mostradores de ruta un queso cremoso a $ 17, una diferencia sustancial con lo que cuesta en la góndola de un supermercado, donde el precio añade la intermediación, el repartidor y el minorista.

La industria le ha sugerido al gobierno nacional que se incentive la exportación de quesos de mayor valor (pasta semidura o dura), cuya producción insume 8 litros por kilo. Como hoy los costos internos no son competitivos, piden incentivos fiscales para ese segmento a fin de mantener la cadena e incentivar las inversiones para expandir el negocio de toda la cadena.

Mientras la Nación silencia las soluciones, en la provincia el secretario de la Producción, Carlos Sartor, no logra ponerle fecha a una reunión de todos los actores de la cadena. Es que la mesa que tiende la provincia para el diálogo, queda muy lejos de la cocina que maneja Guillermo Moreno en el Ministerio de Economía, donde el precio interno de la leche no excede hoy la cuestión electoral.

Tambos

El 50 % de la tierra con este destino es alquilada. La rentabilidad depende de ese costo, pero también de la cantidad de animales, la tecnología o el impredecible clima. La productividad se mide por litro de leche, por hectárea y por año. Quien no llega a los 7 mil litros en esa ecuación, tiene problemas; el que alcanza ese límite subsiste y los que alcanzan los 10 mil litros son exitosos. Trabajo y conocimiento son claves fundamentales de unidades de gran complejidad que no pueden almacenar lo que hacen, y deben vender día a día, expuestos a las condiciones de mercado.

El dato

Mucho más que vientos de cola

China empezó a incorporar los lácteos en su consumo; la India aportó otros incalculables millones de consumidores al mercado, Nueva Zelanda y Australia -dos potencias productivas globales- estancaron su producción.

Hay mucha demanda en el mundo de lácteos, y la Argentina tiene potencialmente un rico negocio en su horizonte. Un negocio anclado en un interminable debate interno y tensiones sectoriales que reconoce virtudes en la producción primaria y en la industria, que invierten y evolucionan, pero que no encuentran una política pública capaz de apuntalar crecimientos sustentables.

El precio histórico de la leche en polvo era de 1.800 dólares la tonelada. Hoy alcanza los 3.800 dólares y la capacidad industrial de producir para abastecer el mercado interno y exportar, está al tope.

En un mundo de oportunidades, las disputas por las porciones de la renta -dentro de la cadena- son naturales. Pero el desafío es generar las condiciones de inversión y producción para tener más mercado, generar más divisas.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »