18/06/2011 às 09h34min - Atualizada em 18/06/2011 às 09h34min

Conaprole: "Qué sería hoy de la lechería en manos de Exxel Group"

Gente & Negocios - El País.

Con un firme liderazgo entre las empresas exportadoras, elevados precios, niveles históricos de producción, crecimiento en helados, yogures y postres, Conaprole exhibe un “balance súper positivo” con ingresos anuales por más de US$ 600 millones, afirma en diálogo con G&N su vicepresidente, Álvaro Ambrois. En sus 75 años de actividad, Conaprole también superó instancias difíciles, como la Brasil dependencia, la tentadora oferta de compra lanzada por The Exxel Group y más acá en el tiempo la dura competencia con Parmalat, Danone y el desembarco de Bom Gosto, que cuenta con participación del Estado brasileño, a través del Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

“No vaya a ser que venga una empresa, pague más, porque tiene el respaldo para hacerlo, se quede con toda la leche, la industria se caiga y se queden ellos con el monopolio del mercado. El poder negociador del productor lechero es cero”, advierte el vicepresidente de Conaprole ante la avanzada del gigante lácteo brasileño 

-¿Cuál es el balance de Conaprole al cumplir 75 años de vida?

-El balance es súper positivo, porque es un buen momento para el productor. El motivo por el cual se fundó la cooperativa era proteger al productor, que se pudiera desarrollar en su empresa, y obviamente al llegar con un buen precio al productor ese objetivo se está cumpliendo. El actual consumo de leche, es de 225 litros por persona y por año. El inicio de Conaprole estuvo marcado por la falta de leche, porque llegaba esta etapa del invierno, y había que importar porque no había abastecimiento de leche. Y de ahí surge Conaprole, en los años 70 de abastecer el mercado interno, había que apuntar a exportar, y era compleja esa decisión de salir al mundo, porque los lácteos tienen tremendo subsidio.

-¿Cuántos litros diarios recibe hoy Conaprole?

-Hoy estamos en 3 millones de litros, el pico máximo que se logró en la primavera pasada fue de 3 700, o sea que llegar al invierno, que es el momento de más baja producción, con 3 millones es soñado. Esto genera ciertas urgencias en inversiones hay que acelerar proyectos que ya estaban siendo desarrollados en el papel. Pero para Conaprole este es un ejercicio cotidiano, siempre está pensando en cinco o diez años para adelante.

-¿Cómo se distribuyen las 7 plantas de producción?

-La planta de Montevideo abastece el mercado interno, con leche fresca, yogures, helados, después hay una planta en San Ramón que se especializa en quesos, una planta en Villa Rodríguez que también hace quesos larga vida y cuenta con la planta de secado más moderna que tiene Conaprole que inauguró hace dos años, donde se procesa leche en polvo. En Florida, tenemos una planta de leche polvo, en San José hay otra donde se elabora leche en polvo de 400 mil litros que hoy en esa planta se secan los sueros de los quesos. Antiguamente el suero del queso se tiraba, era un desecho. Actualmente se están procesando estos sueros y hay un mercado para valorizar. De algo que era descartable, hoy se genera valor. Y no solo Conaprole procesa los sueros de las plantas de Conaprole, si no de otras plantas también. Además se encuentra la planta de Mercedes, en donde se procesa leche en polvo.

-Del total de ingresos, ¿cuánto significa la leche fresca y cuánto los productos de mayor valor agregado, como el yogur?

-Hemos tenido un crecimiento brutal. En este ejercicio pasamos los 600 millones de dólares, que significa un incremento de un 12 por ciento. Históricamente, el mercado interno significa un 50% de facturación y el otro 50% lo aporta la exportación. Conaprole exporta fundamentalmente leche en polvo y quesos, también algo de larga vida. La leche en polvo es el 60% de lo que se exporta. Estamos en casi 70 países, obviamente los principales clientes son los de la región, pero estamos muy diversificados. La cuenta de Brasil aumentó en este ejercicio un 28%, cuando estábamos cerca de un 20% , Venezuela se mantiene con un porcentaje importante, Argelia, Cuba, México, Corea. Pero Conaprole tiene puesto el foco en diversificar los mercados. Tanto es así que de repente se deja un mejor precio por captar nuevos mercados.

“Hoy se paga mejor el litro remitido en Uruguay que en Argentina, más de un 10% seguro; el productor uruguayo está cobrando más que un productor de EEUU, en términos absolutos”. 



-Los informes técnicos revelan que los alimentos están al alza. ¿Cómo impacta esta tendencia en el mercado interno?

-Sí, hemos tenido un crecimiento importantísimo del mercado interno, que ha variado según los productos. En leche no se crece demasiado porque es un mercado limitado. Pero en yogures tuvimos un aumento del 10%, en helados y en quesos un incremento similar. Desde la crisis del 20o2, hay un crecimiento constante del consumo de productos.

-Como ha reaccionado el mercado de los postres donde hay una competencia dura.

-Hemos crecido también, tanto es así que estamos invirtiendo en un nuevo soporte industrial para ese crecimiento sostenido que estamos teniendo. Conaprole tiene una historia de invertir constantemente, es parte de su trayectoria. Los logros y los números de hoy no serían posibles si no hubiera habido una inversión continua en desarrollo tecnológico, ya sea en la parte industrial o en la parte de soporte.

-¿Cuáles son los planes para seguir creciendo?

-En la planta industrial que atiende Montevideo que está en la ruta cinco, se piensa duplicar la producción de helados y yogures. En eso se está y estamos ejecutando esos planes. Son inversiones importantes, de 10 millones de dólares. Estamos definiendo inversiones para el año que viene en aumento de la capacidad de secado, en el eje de los 15 millones de dólares, y para el 2013 una inversión de 60 millones de dólares. Pero esto es un ejercicio normal de Conaprole, no es que sea una excepción. Esa planta que hicimos en Villa Rodríguez, que se inauguró hace 2 ó 3 años, y fue una inversión de 30 millones de dólares. Esto tiene un soporte importantísimo de planeamiento del área industrial que es el gran capital que tiene Conaprole.

-¿Cómo repercute en las exportaciones la caída del dólar?

-Eso complica la ecuación pero el mercado internacional está en unos valores históricos, por lo que no es tan grave. Por poner algún número, la leche en polvo entera alcanzó 4000 dólares, que es un precio muy bueno analizándolo en términos históricos. Hubo un cambio muy bueno desde el 2007 acá. Antes del 2007, 1500 dólares era un precio muy bueno, ahora si nos dan 1500 dólares, obviamente desaparecemos todos. De todos modos es una preocupación el valor del dólar, pero como Conaprole tiene los dos escenarios, mercado interno y externo, en el balance general nos complica, pero muchísimo menos que a una empresa que sea cien por ciento exportadora.

-¿Como reacciona el público con los productos nuevos, como Bio Transit?

-Muy bien. En el caso de los yogures, hemos tenido crecimientos importantes, a pesar de la competencia durísima de una de las empresas más importantes, como el caso de Danone, que además, ellos llegan con ventajas, porque manejan una producción marginal para ellos, con políticas argentinas que le dan ciertas ventajas competitivas. Ahí si están los 75 años de historia ayudando a esta marca que es emblemática en Uruguay, y una de nuestras grandes fortalezas.

“En yogures tuvimos un aumento del 10%, en helados y en quesos un incremento similar. Desde la crisis de 20o2, hay un crecimiento constante del consumo de productos”. 



-¿Qué opinión hay en Conaprole sobre el desembarco de la brasilera Bom Gosto?

-Para Conaprole la competencia existió siempre. Pero a veces preocupa cuando uno habla de empresas de esta envergadura. Es una empresa del estado brasileño, y la preocupación en ese sentido es mayor. Lo que uno pretendería en estos casos es que hubiera un análisis de política de estado, es decir, qué le aportaría al país, qué le generaría de valor, si esto haría aumentar la lechería en el país. El otro día el presidente (José Mujica) salió diciendo respecto al crecimiento de las inversiones en la industria frigorífica que “algunos la van a quedar”. Debería haber un análisis de si eso le sirve al país o no le sirve. Esas son las cosas que como país se deberían analizar. Por lo pronto lo que pedimos es que no les den ventajas impositivas, ya que tienen ese respaldo importante del banco de Fomento de Brasil, que nosotros no destinemos ventajas extras.

-¿Qué va a pasar con la cuenca lechera al instalarse Bom Gosto?

-Eso es un problema. Empezaría a pasar lo que está pasando en la industria de la carne hoy.

-Con la presencia de Parmalat no hubo toda esta discusión.

-Conaprole tuvo momentos difíciles en esa competencia. Y después vistas las cartas, una competencia absolutamente desleal, recibían dinero de afuera para poder pagar mejor al productor y quedarse con la leche. Había un mejor precio de la competencia con el dinero que venía de afuera…..Después se supo todo lo que era Parmalat y todo el escándalo… Conaprole a pesar de eso soportó todo, pero sufrió mucho esa competencia y obviamente también lo sufrieron los productores, que miraban el precio que pagaba Parmalat, y pensaban que si se iban a Parmalat, tendrían un diferencial por demás interesante. Sin embargo, el productor de Conaprole aguantó esa embestida, pero podría haber sido el fin de Conaprole.

-¿Cuál es el tema de fondo con Bom Gosto?

-Lo que nos preocupa en sí es cuando uno puede pensar que hay otro espíritu atrás de esa inversión, con apoyo de un banco de fomento. No vaya a ser que se queden con la leche, porque es eso lo que hay que mirar. Nosotros somos una cooperativa y lo que queremos seguir es siendo productores y esta es la herramienta para que el productor se desarrolle. No vaya a ser que venga una empresa, pague más, porque tiene el respaldo para hacerlo, se quede con toda la leche, la industria se caiga y se queden ellos con el monopolio del mercado. El poder negociador del productor lechero es cero. Tiene la leche hoy, alguien me la tiene que recibir hoy, y si no, la tengo que tirar. Esa es la urgencia. Ahí es donde el sistema cooperativo es necesario, y es necesario que funcione bien.

-En estos 75 años hasta hubo tentadoras ofertas de comprar Conaprole. El fondo de inversión The Exxel Group presentó en 1999 una propuesta para inyectar US$ 300 millones a cambio del control del 70% de Conaprole.

-Así es, uno mirándolo con perspectiva piensa: Qué habría sido de la lechería hoy si estuviera en manos de Exxel Group. Frente a aquel ofrecimiento, hubo una asamblea durísima. No recuerdo exactamente la oferta, pero era un momento malísimo para el productor, que vivía endeudado. Cualquier propuesta tentadora, se tomaba muy en cuenta. Hoy miramos el precio argentino y el precio uruguayo, se paga mejor el litro remitido en Uruguay que en Argentina, más de un 10% seguro. Aunque eso es variable. Hoy en día, el productor uruguayo está cobrando más que un productor de EEUU, en términos absolutos. Pero en definitiva el precio es un dato, lo que importa es el margen. Hoy estamos con precios espectaculares. Al principio del ejercicio estábamos con una seca increíble, una situación muy difícil, el productor estaba trabajando a pérdida, pero el veía que ese precio era bueno, y el productor invertía, gastaba ración, a pérdida total. Los ciclos biológicos tienen eso, en que si tú no invertís no podes trabajar. Para destacarlo, cuando esa situación de la seca, el Ministerio de Ganadería siendo conciente, de los ciclos biológicos que si las vacas no se preñian el año que viene no tengo la vaca para que me produzca leche, generó con un crédito para poder comprar semillas para invertir en pasturas, que de hecho después se revirtió el clima, y de ese crédito se uso muy poco, pero quiero decir que esta situación actual es un conjunto de aciertos pero lo fundamental es el camino que ha transitado Conaprole en estos 75 años, de estar.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »