13/06/2011 às 09h03min - Atualizada em 13/06/2011 às 09h03min

Argentina: La sobreoferta de leche complica a las Pyme queseras

www.lavoz.com.ar

En el último mes, el precio mayorista del queso ha caído hasta 30%. Las industrias lecheras podrían comenzar a pagar menos por litro de leche a los tambos desde julio.

Resulta paradójico que, para una industria que agrega valor, una mayor producción de la materia prima que es su principal insumo le complique la existencia. Sin embargo, esto es lo que está sucediendo en el sector lácteo, donde las empresas están obligadas –todos los días– a recibir la leche que remiten los productores. Una forma de corregir los efectos de esa sobreoferta es reducir el precio que pagan por la producción, una medida que comenzaría a ser adoptada a partir del próximo mes por las Pyme queseras. Es debido a la imposibilidad que tienen de seguir pagando los valores actuales, que rondan 1,50 peso por litro.

Con una producción nacional de leche que acumula en lo que va del año un incremento de 18 por ciento, y un consumo interno que alcanzó el tope de su capacidad –ronda los 220 litros por habitante al año–, una sobreoferta de quesos ha inundado en el último mes los canales de comercialización.

A tal punto que en los últimos 30 días el precio mayorista del alimento, que se lleva el 50 por ciento de toda la leche que se produce en el país, cayó entre 20 y 30 por ciento. Ayer, y en un intento por achicar sus stocks inmovilizados, algunas pequeñas empresas ofrecían a supermercados de la ciudad de Buenos Aires el kilo de queso cuartirolo a 15,50 pesos. Ese valor es el mismo al que colocaban el producto el año pasado, cuando las Pyme le pagaban al tambero 1,20 peso el litro de leche. En este escenario, una industria que procesa 100 mil litros pierde alrededor de 30 mil pesos, que hoy están compensando con la rentabilidad acumulada el año pasado. Pero todo tiene un límite, aseguran en el sector.

“Lamentablemente el precio al productor va a bajar. Hay mucha leche que resulta muy difícil de ubicar”, sostienen los empresarios Pyme. Los números finales de 2011 proyectan un aumento en la producción de 10 por ciento, por encima de los 11 mil millones de litros.

Con una demanda doméstica que no resiste un litro más de leche, una alternativa para reducir la oferta de quesos es la exportación, pero en ese nicho la industria nacional no es competitiva. Por eso, las lácteas solicitaron al Gobierno nacional un reintegro por exportaciones queseras, una forma de incentivar la comercialización y hacer el producto más competitivo. Hay proveedores mundiales que colocan su producción de quesos a 6.200 dólares la tonelada, muy por debajo de lo que puede ofrecer Argentina, que no logra cotizar la tonelada de queso a menos de siete mil dólares.

El precio de la leche pagado por la industria en los últimos meses estuvo traccionado por el buen momento que evidenció el precio internacional de la leche en polvo. No obstante, la cotización ha comenzado a bajar, aunque las grandes empresas exportadoras confían en que será por poco tiempo. En las últimas operaciones la leche en polvo perdió entre ochocientos y mil dólares la tonelada, para ubicarse entre 3.700 y 3.800 dólares la tonelada.

Con el pago de los litros entregados durante mayo, el mercado ya descontaba una baja de entre seis y ocho centavos por litro. La rebaja, sin embargo, no se hizo efectiva por parte de las grandes empresas. Es más, muchos productores que entregan a empresas líderes facturaron más, debido al incremento que tuvieron en el volumen de grasa y proteína respecto al mes anterior. El interrogante se abre para los próximos meses.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »