24/02/2011 às 09h54min - Atualizada em 24/02/2011 às 09h54min

China incrementará sus importaciones de leche en polvo

todoagro.com.ar

El USDA estima que China incrementará sus importaciones de LEP en el orden de 25% durante 2011, por lo que a nuestro país se le presenta una nueva oportunidad de comercio.

El informe de CREA destaca que en la primera quincena de febrero, el precio promedio de la leche entera en polvo en Europa alcanzó 4.625 u$s/t, valor 20,5% superior al registrado en igual período del mes anterior. Por su parte, en Oceanía el precio promedio fue de 4.087,5 u$s/t, reflejando un aumento de 9,3%.

ARGENTINA

En 2010 en Argentina se declararon exportaciones por un total de 181,5 mil de t de leche entera en polvo, 0,74% por encima de 2009. A su vez, mientras que las exportaciones de otros productos lácteos registraron un alza de 0,7% (alcanzando un volumen total de 84,4 mil de t), los quesos sufrieron una caída de 2,9% respecto del año anterior, según datos de SENASA.

Según el último informe de USDA, se espera que para el año en curso las importaciones Chinas asciendan a 400 mil t de leche entera en polvo, 25% por encima de 2010, los cuales se suman al incremento de 81% estimado en el último año.

Por lo tanto, es de esperarse que la fuerte demanda de China absorba cualquier oferta adicional que se presente en los mercados internacionales, generando un posible escenario favorable para la Argentina.

En el gráfico se comparan los principales destinos de exportación de leche entera en polvo argentina declarados por SENASA durante el año 2010. Se observa que las ventas al exterior con destino a Venezuela han registrado un incremento de 8 puntos porcentuales, pasando de exportarse 30 mil t en 2009 a 45 mil t en 2010. Por otra parte, disminuyó la participación hacia otros países como Argelia Senegal y Brasil, en 6, 4 y 1 punto porcentual, respectivamente. A su vez, Rusia adquirió mayor relevancia como importador de leche entera en polvo proveniente de nuestro país.



En relación al total de permisos otorgados, durante 2010 la ONCCA autorizó a exportar 260,8 mil de t de productos y subproductos de la leche, volumen 5,7% menor al total autorizado en 2009. Del total autorizado en 2010, 73,4% corresponde a leche en polvo, 19% a quesos, 7% a leche y 0,5% a crema.

Mercado local
El 2010 cerró con una estimación de producción para Argentina 1,5% superior a 2009, según MAGyP. A su vez el USDA mantiene proyecciones de producción para este año de 4,4% por encima de 2010.

Luego de que en los nueve primeros meses del año la producción acumulada, medida a partir de la recepción de las principales industrias, presentara una merma de 0,63% con respecto a igual período del año anterior, el 2010 cerró con un crecimiento de la producción nacional de leche del orden de 1,5% con respecto a 2009, según datos de MAGyP. Esto se evidencia en el presente gráfico, donde el tamaño de la burbuja indica variación acumulada respecto del año anterior mientras que el eje de ordenadas refleja el volumen recibido por las principales industrias para cada mes.



El USDA estima que la producción de leche en la Argentina se incrementará a 11,07 mill. de litros en 2011, aumento de 4,4% respecto de lo estimado para 2010, a pesar que, debido a la fuerte competencia por el uso de la tierra que ejercen los cultivos, no se esperan cambios en el número de animales en producción (es decir, que la cantidad se mantendrá en 2,1 mill. de cab). 

Este incremento en la producción estará dado fundamentalmente por una mayor utilización de alimentos de mejor calidad. Si bien durante los meses de diciembre de 2010 y enero de 2011, los efectos de la Niña complicaron el estado general de los cultivos, las precipitaciones registradas a fines de enero y principios de febrero -de muy buena intensidad en algunas zonas – han generado buenas reservas de humedad en el suelo, cambiando el escenario de los productores tamberos en el futuro inmediato. 

En relación al cultivo de maíz, la falta de agua ocasionó importantes reducciones en los rendimientos asimismo como una menor superficie destinada a la cosecha. Como consecuencia de esta situación hídrica, muchos productores tamberos se han visto obligados a reajustar dietas y cambiar estrategias con el objetivo de no perder producción pero perdiendo rentabilidad. Según un informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, algo más de 200 mil hectáreas se picaron, ensilaron o se destinaron a pastoreo directo sobre un total de 3,15 mill. de hectáreas sembradas a nivel nacional.

A pesar de estas circunstancias, las lluvias de febrero mejoraron las perspectivas productivas, por lo que posibilitarán obtener, en algunas zonas, rindes normales de maíz para grano y silo. El 55% de la superficie destinada a este cultivo fue implantada en fechas tempranas, y el 45% restante en fechas tardías. Se cree que estas últimas podrían compensar parcialmente las pérdidas registradas en las siembras tempranas, de esta manera conseguir llegar a las 19,5 mill. de t. proyectadas para la campaña en curso.

A su vez, si bien puede verse afectada la siembra de verdeos en marzo a causa de la falta de humedad en los suelos, en aquellas zonas donde los maíces se pastorearon -en vez de ensilarse-, los potreros se liberaron anticipadamente permitiendo que las lluvias registradas con posterioridad carguen el perfil.

No obstante, algunos productores se adelantan a la compra de maíz, rollos y balanceado como estrategia para anticiparse a la suba de precios generada por la posible escasez. 

Por otra parte, proyecciones del USDA estiman un incremento del consumo argentino de leche fluida a 2011 de 6,9%. No obstante, se debe tener en cuenta que en nuestro país la correlación entre el consumo de lácteos y el PBI es de 0,5 en promedio. Es decir que si el PBI crece un 4,4%, como lo estima el FMI, el consumo debería crecer 2,2%. A pesar de esto, hay que destacar que la relación entre PBI y consumo de lácteos en Argentina no es tan estrecha. Esto se debe, en parte, a que cuando los precios internacionales caen, la leche se destina en una mayor proporción al mercado interno generándose un exceso de oferta que presiona a la baja los precios locales, estimulando de esta manera al incremento del consumo de productos lácteos. Es decir que el consumo crece por sobreoferta de productos y no por una mayor demanda impulsada por un aumento del PBI.


 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »