31/01/2015 às 10h30min - Atualizada em 31/01/2015 às 10h30min

Brasil: El cuco de las mini-devaluaciones

Por Marlizi Moruzzi y María Inés Rimondi Revista Infortambo, edición diciembre de 2014

La situación brasileña siempre amerita atención. La depreciación del real frente al dólar -hoy la moneda estadounidense cotiza 2,56 reales- determinó que el peso argentino perdiera 23 por ciento de competitividad frente a la moneda brasileña. Por ejemplo, hace sólo un par de meses, cuando se realizaba el Mundial de Fútbol, el real se encontraba en 2,21 respecto al dólar.

El dólar valorizado en relación al real animó a los exportadores, aunque aún no alcanzó a cerrar el déficit de la balanza comercial de lácteos. Según datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior y MilkPoint, en octubre la balanza comercial de lácteos cerró con un déficit de 10,9 millones de dólares, 37,7 por ciento menos negativa que el mes anterior. 

Y las razones de esta reducción de la brecha radican en que mientras las importaciones presentaron un aumento del 34,7 por ciento en relación al mes anterior, con un total aproximado de 11.000 toneladas (T), las exportaciones también presentaron un alza, pero mucho más significativa, del orden del 83,5 por ciento, con un total aproximado de 8.300 T comercializadas. 

Uruguay y Argentina siguen siendo protagonistas. 
El primero recuperó posición en cuanto a las exportaciones de leche en polvo para Brasil, quedando con el 42,1 por ciento, pero Argentina sigue siendo quién tiene la mayor representatividad (57,9 por ciento). Lógicamente, y como sucede en el resto de los mercados, las cotizaciones de las compras de lácteos vienen en baja desde junio, con un precio promedio de 4,30 dólares por kilo (US$/kg). Esta tendencia no se ha visto reflejada en las ventas al exterior gracias a Venezuela, con precios promedio para este país de 5,30 US$/kg, con un volumen total de 1.500 toneladas.

A pesar de las expectativas en relación a las exportaciones hacia Rusia a causa de la prohibición del país a la entrada de productos desde la Unión Europea, Estados Unidos y Australia, el único producto comercializado fue manteca, con un volumen total de 262 toneladas.
Precios al productor a la baja. 

Sin duda, el menor precio de los concentrados de los últimos meses y el inicio de las lluvias en el sur y en parte del sudeste en septiembre favorecieron una mayor producción de leche. Ese mes, el volumen recepcionado por las industrias aumentó en todos los estados analizados que componen la "media Brasil".

El índice de captación de leche de CEPEA (Centro de Estudios Avanzados en Economía Aplicada de la Universidad de San Pablo) muestra una suba del 3,2 por ciento en comparación con agosto. Junto al aumento de la remisión de leche, los altos niveles de stocks en las industrias y también la debilitada demanda, tanto al por mayor como en el sector minorista, presionó a la baja en los precios pagados a los productores en todas las regiones que componen el "promedio Brasil", conformado por los siete estados más representativos. 

Según informa el CEPEA, el precio promedio (incluye flete e impuestos) retrocedió 1,94 por ciento en octubre en relación a septiembre, pasando a 0,43 U$S/lt. Eso significa que dicho valor está 8,16 por ciento debajo del promedio deflacionado de octubre de 2013.

Para noviembre, la expectativa de gran parte de los representantes de industrias y cooperativas consultados por CEPEA es que los precios caigan aún un poco más. Entre los entrevistados, el 89,5 por ciento, que representa el 95,9 por ciento de la leche muestreada, acredita que ocurrirá una nueva reducción. Por otro lado, apenas 10,5 por ciento de los compradores, que representan 4,1 por ciento del volumen demostrado, indican estabilidad.

Más pasto, menos concentrados. Las recientes alzas en los precios del maíz y harinas colaboraron con una disminución en las inversiones realizadas en la dieta de las vacas. En la región de Campinas, en San Pablo, un "saco" de 60 kilos de maíz, que cotizaba a 8,57 dólares a finales de octubre, terminó a finales de noviembre en 11 dólares. El precio de la harina de soja subió a niveles próximos a los 490 US$/T. Por otro lado, con una mejora en las condiciones climáticas y por ende en la producción forrajera, disminuyeron las necesidades de suplementación con concentrados a los animales.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »