08/10/2014 às 00h00min - Atualizada em 08/10/2014 às 00h00min

El problema es la oferta, no la demanda

Por José R. Quintana

En los últimos meses, los precios internacionales comenzaron a debilitarse. En algunos casos con bajas significativas, como es el caso de la leche en polvo. Pero como afirma José Quintana en Revista Infortambo, en todo mercado la oferta y la demanda son los factores fundamentales que definen los precios.

Demanda
Desde el lado de la demanda, la situación no es muy mala. Un dato que confirma esto es que, según lo informado por el Rabobank, en los primeros cuatro meses del año las importaciones globales desde los siete principales países o bloques exportadores crecieron un 12%.
El consumo tanto en las economías emergentes como en las desarrolladas está firme. El único factor que podría hacer prever un escenario bajista desde el lado de la demanda es que las fuertes compras de China puedan haber generado que los compradores de dicho país se encuentren sobrestockeados, lo que limitaría las compras de corto plazo.

Oferta
Desde nuestro punto de vista, la principal amenaza que tienen los precios internacionales de los commodities lácteos está dada por el fuerte crecimiento de la oferta.
Hasta mayo de 2013, la evolución de la producción de Oceanía sumada a la Unión Europea, Estados Unidos y seis países de Latinoamérica era negativa respecto del año anterior. En aquel momento la mayor caída se produjo en Oceanía pero sobre el cierre del ejercicio, por lo que el impacto en el volumen total no fue tan grande. A partir de entonces, por la mejora en las condiciones climáticas pero fundamentalmente por la mejora en la relación de precios leche-alimentos, comenzó un proceso de creciente aumento en la producción interanual. De aquel -1% de mayo de 2013 respecto de mayo de 2012, la suma de los bloques mencionados pasó a un crecimiento del 0,7% en junio para llegar a tasas interanuales en diciembre del 3,6%, niveles de crecimiento muy raros de ver a nivel mundial. Pero la tendencia siguió en aumento. Ya en febrero el crecimiento había llegado al 4,4%, en marzo 5,4% y en abril 6,1%, una tasa que debe tener muy pocos antecedentes en la historia reciente de la producción mundial de leche.
Parte, sólo parte, de la explicación de estas altísimas tasas de crecimiento interanual es que en Oceanía, en particular en Nueva Zelandia, la producción se está comparando con los muy malos meses del otoño de 2013. Para tener un parámetro, la producción de Oceanía de abril de 2014 fue 10% inferior a la de abril de 2012.
Donde las tasas de crecimiento son muy altas -y por su participación en la producción mundial tienen un impacto mayor- es en la Unión Europea: en marzo el crecimiento interanual llegó al 6,7% y en abril 7,7%. Distinto es el caso de Estados Unidos, donde las tasas de crecimiento, a pesar de las excelentes relaciones lecheconcentrados, se mantienen bajas. Los analistas de ese mercado sostienen que los productores están usando los elevados márgenes para achicar deuda y en algunos casos comprar tierra para no depender tanto de la compra de alimentos cuando los commodities suben.
En el caso de Latinoamérica, la evolución es mixta, pero el fuerte crecimiento de Brasil impacta significativamente por su alta participación relativa en la producción regional.
La explicación Sin duda, la principal explicación a este crecimiento de la oferta es la buena relación con los precios de los alimentos, particularmente los concentrados. En los últimos meses, la cantidad de toneladas de maíz o soya que se pudieron comprar con una tonelada de leche en polvo entera (LPE) llegó a niveles tan elevados que es esperable que, de alguna manera, el mercado ajuste hacia niveles más normales. Esto puede ocurrir de dos maneras: o porque suben los precios de los granos o porque baja el precio de los commodities lácteos.
A esta altura del año, con la campaña de maíz en Estados Unidos definida, y en el caso de la soya al menos hasta que empiece la campaña sudamericana también, es muy poco probable que los precios vayan a subir. Por lo tanto, si no bajan los commodities lácteos, las tasas de crecimiento mundial se mantendrán muy altas y a la larga la conclusión será la misma.
Las últimas subastas del Global Dairy Trade (GDT) están llevando los precios a extremos que tampoco son compatibles con una buena relación leche-concentrados; si esos fueran los precios de mercado, en unos meses la producción volvería a caer, manteniendo la volatilidad en un mercado que no encuentra su equilibrio.



Ingeniero agrónomo. Analista económico y asesor privado en Argentina.


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »