21/06/2014 às 14h01min - Atualizada em 21/06/2014 às 14h01min

Pampa Cheese busca negocios con Fonterra

www.lacapital.com.ar

La empresa láctea Pampa Cheese abrió mercados hace dos años en una misión comercial a Dubai. Ahora, en Nueva Zelanda abrió una nueva puerta para venderle a Fonterra. 

La empresa láctea Pampa Cheese abrió mercados hace dos años en una misión comercial a Dubai. Ahora, en Nueva Zelanda abrió una nueva puerta para venderle a Fonterra. “Tenemos muchos dólares para invertir en Santa Fe y pronto iremos a la provincia para ver cómo podemos hacerlo”.

Desde que escuchó la frase, el gerente comercial de la empresa santafesina Pampa Cheese se frota las manos: quien se la dijo es un alto funcionario de la cooperativa neocelandesa Fonterra, la empresa láctea más grande del mundo. 

El anuncio de la visita a Santa Fe de los empresarios neocelandeses, que se producirá a fines de septiembre, es uno de los resultados más concretos de la misión comercial de pequeños y medianos productores lecheros de la provincia, que está en Nueva Zelanda desde hace una semana y es encabezada por el gobernador Antonio Bonfatti.

La empresa Pampa Cheese ya tiene experiencia sobre el valor de estas misiones en el extranjero: en Dubai, hace dos años, abrió un gran mercado para sus quesos mozzarella y desde entonces ya exportó más de 700 toneladas. Su producto se distribuye además en países como Jordania, Arabia Saudita, Kuwait y otros mercados de la región. Y también en Corea del Sur. “Aquella experiencia en Dubai fue fantástica para nuestra empresa y estamos seguros de que ésta, en Nueva Zelanda, también lo será”, afirma Santiago Aguirre, el gerente comercial de Pampa Cheese.

Su objetivo ahora es venderle a Fonterra, un gigante lácteo que comercializa la mayor parte de su producción a China y apunta también a India. Para abastecer a esos inmensos mercados necesita leche y ya apuntó a Santa Fe como un potencial proveedor de esa materia prima. Pampa Cheese se creó hace siete años. Tiene una planta en la que elabora quesos mozzarella y gouda en Progreso, cerca de Santa Fe, y proyecta otras dos.

“Estamos estudiando dónde las instalaremos, pero muy probablemente será en Santa Fe”, contó Aguirre. La cuenca lechera de la provincia es un imán para esta empresa.

En el Paraíso trabajan 40 personas y el 80 por ciento de lo que allí se produce va al mercado externo. Además de Dubai y los otros mercados del mundo árabe, exporta a Rusia, Kazajistán y también a algunos países latinoamericanos como Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Venezuela. “Somos una pequeña empresa de capitales nacionales que apuesta al trabajo argentino”, asegura Aguirre. Y añade que el objetivo es ganar nuevos mercados en el extranjero con productos de alta calidad. En Progreso se procesan 250 mil litros de leche por día (“El primer día, hace siete años, procesamos dos mil”, recuerda Aguirre), y 5 mil toneladas de quesos por año.

Cuando esa planta esté a full llegará a 8 millones de litros mensuales y 9 mil toneladas de queso. Después se agregará la producción de las otras dos plantas, cuya construcción está proyectada para los próximos ocho años, igual que varios mega tambos. La filosofía de Pampa Cheese no es competir con otras empresas del sector, sino asociarse, igual que con los productores. “Una guerra por la leche no le sirve a nadie y perjudica a todos, así que lo mejor es juntarnos”, dicen allí. Y añaden: “Juntos podemos ser más fuertes”. Sabores a medida Los productos que exporta Pampa Cheese no son iguales para todos los mercados. En los mercados de Medio Oriente que se le abrieron en la misión comercial de hace dos años, por ejemplo, consumen un queso mozzarella más blanco y con más contenido de sal. “Lo que hacemos es fabricar una mozzarella especial para ese mercado”, explica Aguirre.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »