09/02/2014 às 14h52min - Atualizada em 09/02/2014 às 14h52min

Se espera que el menor crecimiento del consumo pueda reducir las importaciones de lácteos de Brasil

MilkPoint en base a información de Rabobank, traducida y adaptada por Equipo de INALE

En el informe de Rabobank se destaca que en la última década el sector lácteo de Brasil fue uno de los más dinámicos y de rápido crecimiento del mundo. La combinación de aumentos en la producción con el crecimiento de las importaciones, proporcionó el volumen de leche necesaria para alimentar un creciente consumo per cápita en Brasil, que superó la marca de 170 litros de leche equivalente por persona en 2012.

El consumo de lácteos forma parte de la dieta de los brasileños, con el crecimiento de la renta que posibilitó el ascenso de la clase media a lo que se suman los programas de transferencia de renta, como la Bolsa Familia, generaron aumentos considerables para la mayoría de las categorías de productos lácteos.

Luego de una década de rápido crecimiento en la producción, el sector lácteo de este país pasó a un periodo de desaceleración en el primer semestre de 2013. Además los incrementos en el consumo se volvieron más moderados debido a una economía más débil y a una alta inflación cercana al 6%. El ciclo actual de crecimiento económico más lento, inflación y altas tasas de interés puede continuar impactando en el aumento del consumo de productos lácteos y amortiguan aún más los incrementos sólidos en el consumo per cápita. Ambas situaciones pueden afectar a las empresas nacionales y multinacionales con intereses activos en Brasil.

Con la excepción de un breve período en 2007 y 2008, en el que hubo un excedente exportable de leche que se canalizó en los mercados internacionales, Brasil es un importador neto. A pesar de registrar tasas de crecimiento de la producción de leche más rápidas que el resto del mundo, el déficit del país no puede cubrirse dado el dinamismo del consumo interno. El consumo per cápita en el país pasó de 115 litros en 2003 a 170 en 2012.

Según datos de Euromonitor, el consumo de queso aumentó un 7,1% de 2008 a 2012 en términos de volumen. Además el consumo de yogures y leche fermentada creció más de un 8%, mientras que el consumo de leche avanzó 2,2%, con fuertes ganancias en el consumo de leche UHT siendo principalmente compensados por caídas en la leche pasteurizada.

La producción de leche ha recuperado su impulso y debe comenzar a cubrir el déficit de la oferta en los próximos dos o tres años, sobre todo por que el crecimiento del consumo es probable que sea más suave que el de los últimos cinco años.

La situación fiscal también limita las oportunidades de crecimiento de los programas de transferencia de ingresos que han estimulado el consumo en el pasado. En la medida en que la industria láctea brasileña transita por una pequeña y gradual transformación de su base primaria, con los productores más grandes y más especializadas, el mayor rendimiento de leche debe volverse más alcanzable.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »