23/09/2013 às 13h46min - Atualizada em 23/09/2013 às 13h46min

Argentina pasó a integrar el puesto número 7 en la lechería mundial

www.cuencarural.com

Los números de la “década ganada” de la lechería que dio la presidenta Cristina Fernández de Kirchner “salen de registros que no son confiables, salen del Indec”, sostuvo el presidente de la FAA, Eduardo Buzzi este miércoles en diálogo con Marcelo Longobardi.

Hay que decir que Buzzi tiene una visión muy particular del Indec. Cuando se trata de hablar de explotaciones agropecuarias que ya no existen, entonces el presidente federado saca a relucir el Censo incompleto de 2008 para mostrar que “desaparecieron 60.000 productores”.

Ahora si los datos del Indec no lo favorecen, la razón es muy simple: “los número no son confiables”. Ergo, el Indec dice la “verdad” cuando le conviene a Buzzi y “miente” cuando no le conviene. Ante semejante actitud, cualquier cometario sobra.

Pero sucede que “en realidad los números no mienten, el problema es que se distorsionan”, explicó Buzzi a su entrevistador radial. Luego explica que el gobierno hace, lo que en realidad hace Buzzi: mostrar “una parte de la descripción” para sacar ventaja ante la opinión pública.

Buzzi y sus colegas presidentes de las entidades hermanas -la Sociedad Rural Argentina (SRA), Confederación Rural Argentinas (CRA) y el cooperativismo de Coninagro- aseguran que la lechería “está estancada” por culpa de la administración kirchnerista que como todo el mundo sabe comenzó el 25 de mayo de 2003.

La Mesa de Enlace ruralista, y Buzzi también, han puesto en reiteradas ocasiones como ejemplo de la lechería regional la producción de Brasil y de Uruguay. Dicen que el crecimiento en una década en la producción de ambos países superó ampliamente a la de Argentina.

Tomando a la FAO como fuente, las entidades afirman que en los últimos 12 años “los países vecinos aumentaron la producción de leche en un 59%, la Argentina creció solo un 8,5%”.

No dicen, en cambio, que en 1999 (año de referencia en la comparación) se alcanzó un máximo histórico de producción con 10.329 millones de litros. Luego vino una debacle productiva con una sistemática caída acumulada que en 2003 llegaba al 25%.

Para que se entienda, la producción de leche en medio de la profundidad de la crisis económica de 2003 bajó al mismo nivel que el año 1994. Es decir había que remontarse una década atrás para encontrar un volumen de producción por debajo de los 8.000 millones de litros.

Pero a partir de la presidencia de Néstor Kirchner, la producción de leche volvió a crecer. Al punto que no solamente recuperó lo que se perdió entre 1999 y 2003 -unos 2.400 millones de litros- sino que se batió aquel récord alcanzado hace 12 años.

Para medir si fue o no una “década ganada” en materia lechera, no se pueden comparar manzanas con mandarinas. Hay que ver la evolución de 2003 en adelante, que es la responsabilidad del modelo que se inició ese año.

Como las entidades agropecuarias admiran y respetan el modelo de gobierno del Presidente de Uruguay, José Pepe Mujica, El Enfiteuta tomó datos estadísticos de ese país para ver si la evolución a nivel global de la lechería argentina se parece más a una “década ganada” o a un papelón.

Siguiendo las estadísticas que publica el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca del país oriental, elaboradas por la Dirección de Estadística Agropecuaria (DIEA), se observa que la Argentina pasó del puesto número 11 a nivel mundial al número 7 en la producción de leche.

Si se miden los crecimientos de los 40 países que componen la oferta global, el nuestro creció más que la media mundial entre 2003 y 2011. También la producción argentina de leche tuvo un ritmo de crecimiento mayor que en Australia, Canadá, Japón, México, Estados Unidos, por mencionar algunos.

Incluso el crecimiento de la Argentina en esos años (41%) superó al de Brasil (34%) y al de Nueva Zelanda (32%) dos ejemplos que suelen ser citados por el ruralismo de la Mesa de Enlace como modelos de producción lechera.

El informe de la DIEA resalta el crecimiento superlativo de la lechería de Oceanía y Asia, liderado por China con una espectacular suba en el periodo del 75%. Pero también el incremento de la producción en Sudamérica “donde Argentina registra la mayor tendencia al aumento de todos los países en estudio”.

Relevados de tener que explicar que el gobierno de Mujica (ex Ministro de Agricultura en su país para más datos) no abona ni suscribe al “relato K” que condena permanentemente la Mesa de Enlace, no resta más que señalar que también para las estadísticas uruguayas la lechería de Argentina tuvo una “década ganada”.

Diego Ramírez

El Enfiteuta

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »