08/02/2013 às 15h51min - Atualizada em 08/02/2013 às 15h51min

Vice presidente de Conaprole estima que devaluación venezolana no afectará al sector

Hoy devalúa su moneda el mayor cliente de la producción láctea uruguaya; pero el vicepresidente de Conaprole estima que la decisión venezolana no afectará al sector.

Conjuntamente con Uruguay, Nueva Zelanda y Argentina, son actualmente los principales proveedores de lácteos a Venezuela.

Tras la devaluación que fuera anunciada el pasado viernes ahora los productos importados se encarecerán en ese mercado por la elevada cotización del dólar, que es la moneda de intercambio.

No obstante, el vicepresidente de Conaprole supone que los perjuicios para las empresas uruguayas no serán importantes porque el aumento afectará por igual a todos los lácteos importados y consecuentemente se mantendrá la relación de precios en la oferta externa.

Al mismo tiempo explicó el tambero Wilson Cabrera que podría bajar levemente la demanda de los consumidores venezolanos porque ahora -tras la devaluación- a ellos les saldrá más caro adquirir productos lácteos, aunque por ser un alimento de primerísima necesidad es probable que esa baja no sea demasiado importante, estimó el vicepresidente de Conaprole.

Además, la decisión venezolana de devaluar no tomó por sorpresa a las autoridades de Conaprole porque desde tiempo atrás conocían rumores de que en cualquier momento podría ocurrir, confirmó el tambero Wilson Cabrera.

La devaluación anunciada el pasado viernes en Venezuela representa el quinto ajuste cambiario realizado por el presidente Hugo Chávez desde que en el año 2003 instauró en el país un férreo control de cambios.

Para las compañías extranjeras que tienen importantes negocios en Venezuela -sobre todo en el sector consumo-, la devaluación significa que sus ganancias en bolívares ahora valdrán menos cuando se conviertan a dólares.

En tal sentido los especialistas estiman que las multinacionales mexicanas Coca Cola, Femsa y Bimbo o la estadounidense Colgate-Palmolive Company, y las españolas Bbva y Telefónica, verán afectados sus indicadores.

Mañana el tipo de cambio pasará de 4,30 a 6,30 bolívares y en esa instancia se conocerán las excepciones que se aplicarán en algunos sectores, según trascendió en varios medios de comunicación.

El gobierno de Venezuela calcula que la devaluación aportará unos 84.000 millones de bolívares a las arcas públicas, que equivalen al 21% del presupuesto nacional, lo que reducirá un déficit fiscal -que según estimaciones privadas- supera el 10%, y además ésta medida le dará “oxígeno” a las finanzas de la petrolera estatal Pdvsa, la que aporta US$ 9 de cada US$ 10 que ingresan a la economía venezolana.

Los principales analistas esperan además que la medida atenúe las necesidades de endeudamiento interno del Estado venezolano y mejore el posicionamiento de los exportadores locales ante bloques comerciales como el Mercosur, aunque afectará el poder de compra del salario de los venezolanos al impulsar la inflación, que ya se encuentra en niveles altos.

Según un informe de la firma Credit Suisse, el aumento de la inflación en los alimentos y las bebidas no alcohólicas, de 5,5% en enero, y el repunte a 20,4% en la escasez de productos fueron los detonantes que llevaron al gabinete económico venezolano a decretar la devaluación del bolívar.

(*) Los informes del periodista Isabelino González Camejo pueden escucharse en Informe Nacional de las emisoras del Sodre y la red de repetidoras del interior.


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »