06/11/2012 às 16h39min - Atualizada em 06/11/2012 às 16h39min

España: El

www.lne.es

La producción láctea, con una inmejorable imagen de marca, se enfrenta al desplome de precios y a la liberalización del mercado con la supresión de la cuota. La situación es crítica. Los 2.500 ganaderos que producen leche en Asturias y se reparten unas 600.000 toneladas de cuota láctea -el 10% de la asignada a España- llevan meses sin cuadrar sus cuentas. Cobran la leche por debajo de sus costes de producción. Hasta ahora han resistido con los ahorros y haciendo mil malabarismos. Sin embargo, en estos momentos cientos de explotaciones de la región se encuentran al límite y se ven abocadas al cierre. La falta de liquidez y crédito bancaria para sortear este bache está atenazando al sector, que está a punto de quedarse también sin liquidez. Sin liquidez láctea.

La reconversión del sector, que se inició en los años ochenta del siglo XX, ha supuesto pasar de más de 20.000 explotaciones a 2.500. La producción apenas ha descendido y la media de cuota por ganadería es de 200.000 kilos, una cantidad que permite ganar dinero si los precios suben.

Pero los precios no suben. La leche, considerada tradicionalmente el monocultivo del campo asturiano, se debate entre los bajos precios pagados por la industria, también atenazada por la crisis y el desplome del consumo, y unos costes de producción que suben como la espuma. Alimentar las vacas para que produzcan leche de calidad se ha convertido en una tarea de titanes. El pienso y los cereales alcanzan precios de récord, en buena medida por la sequía desatada en los países que son los principales productores mundiales de estos alimentos. En el ámbito local, la falta de lluvias en Asturias también se deja notar y muchos ganaderos se han quedado sin forraje para el invierno. Si producir un litro cuesta 32 céntimos de euro y el ganadero recibe por él una media de 30 céntimos, el desfase -y el camino de la quiebra- está servido.

Por eso hablar del futuro del sector lácteo en la región llena de pesimismo a todas las partes implicadas en la producción láctea. Los empresarios reconocen que ha bajado el consumo y, por ende, las ventas. Las organizaciones agrarias destacan el buen papel que está desempeñando Central Lechera Asturiana para mantener para sus socios los precios más altos que el resto de industrias, de lo que se benefician alrededor de la mitad de los productores asturianos. Pero el caso es que aun con el «efecto Clas», la media de precios en Asturias se sitúa dos céntimos por debajo de la española, según los datos del Ministerio de Agricultura. Las regiones donde más se paga por el litro de leche son Andalucía y Valencia, con 33 céntimos por litro de media. Donde menos se cotiza la leche es Galicia. Allí los ganaderos reciben 28 céntimos por litro.

Para complicar aún más el panorama, la pasada semana entraron en vigor en España los contratos lecheros obligatorios, en proceso de gestación desde hace más de dos años, reclamados por todas las organizaciones. Sin embargo, tal como se han aprobado, no han sido bien recibidos por los ganaderos y solamente el sindicato ASAJA les ha dado su respaldo oficial, junto a la gran distribución y las industrias lácteas. Las centrales agrarias COAG y UPA argumentan que los contratos no dan estabilidad al producto puesto que no marcan precios de referencia y serán un instrumento en manos de los empresarios, como señala la secretaria general de COAG, Mercedes Cruzado.

Bien diferente es la visión del responsable nacional del sector lácteo en ASAJA y presidente de la organización en Asturias, Ramón Artime: «El contrato no es la panacea, pero ayudará, y respaldarlo nos parece lo más sensato», indica. También considera urgente que las administraciones pongan sobre la mesa medidas urgentes y ágiles para dar respuesta a los graves problemas. Artime no entiende cómo el descenso de producción en España y Europa y el incremento de la demanda de leche en polvo y mantequilla no revierte en un incremento del precio que recibe el ganadero. «Si la industria láctea continúa con esa actitud, los ganaderos cerrarán y no queremos ser alarmistas», sentencia. Y es que hoy más que nunca es necesario que el ganadero participe del valor añadido de su producto, participando en proyectos viables de concentración de oferta. Y la unión es también lo que defiende la Organización de Productores Lácteos (OPL), que ha iniciado su cruzada particular contra los contratos, establecidos por un periodo mínimo de un año.

Para ensombrecer aún más el panorama, la ganadería se enfrenta en 2014 al final de las cuotas lecheras decretado por la Unión Europea. La consejera de Agroganadería, María Jesús Alvarez, ha recibido del Ministro el compromiso de habilitar ayudas para preparar la liberalización de la producción. Algo es algo, pero a largo plazo, la leche asturiana tendrá que competir con la que se produce más barata en otras zonas. Por eso los representantes del sector consideran necesario que la Unión Europea diseñe una política agraria que contemple las dificultades de territorios como el asturiano, con una orografía que encarece la producción.

Pero de la Unión Europea tampoco los ganaderos esperan ya milagros. El pasado 24 de septiembre España y Portugal, en un documento conjunto, presentaron la situación del mercado lácteo en sus respectivos países y reclamaron medidas urgentes para paliar la subida de los costes y la situación dramática del sector. Las demandas ibéricas fueron rechazadas por el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, para quien la industria láctea no está en crisis.

En la otra cara de la moneda está el prestigio de la leche asturiana, avalado por su alta calidad. Así lo refrendan los análisis mensuales del Laboratorio Interprofesional Lechero (LILA), ubicado en Llanera, que dirige José Antonio Miyar y que ha sido copiado en el resto de España.

También tiene el sector en Asturias otras bazas a su favor. También exporta genética vacuna a otras regiones y países. La ganadería Badiola, en Condres (Gozón), se ha situado entre las mejores de Europa, la venta de genética y de reses de altísimo nivel, técnicamente perfectas, se ha convertido en parte sustancial de su negocio.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »