04/01/2012 às 17h30min - Atualizada em 04/01/2012 às 17h30min

Lechería argentina muy lenta, a pesar de la expansión del 13%

La falta de lluvias trae un alza en los costos y el tema del precio vuelve a sonar entre gremiales e industrias.

Según la última información brindada por la Oficina de Riesgo Agropecuario, han disminuido las reservas de humedad en el suelo, encontrándose vastas zonas lecheras bajo condiciones de extrema sequía. Además de reducirse abruptamente el crecimiento de las pasturas, gran cantidad de maíces para silaje de siembra temprana están en la etapa crítica alrededor de su floración. De no llover en los próximos días, muchos de ellos tendrán una pobre fecundación, poco grano, y se deberán ensilar de urgencia, con bajas calidades y rendimientos, y altos costos. Las reservas de pasturas que se habían hecho para el invierno que viene se están consumiendo ahora. Por todo eso, el costo de producción de la leche se eleva notablemente. Es de esperar que la industria comprenda esta urgencia, y eleve los precios al productor, antes de que estos no puedan mantener las producciones actuales, y que, de haber leche abundante, comience a escasear. Si ese aumento de precio se demora, es altamente probable que se inicie un nuevo ciclo que terminará con una puja entre las fábricas por la escasa leche, que las lleve a pagar precios a veces de quebranto.

Brasil fue el país que mayor crecimiento presentó en los últimos diez años (35%), seguido Uruguay (31%) y Chile (29%). Por su parte, en Argentina la producción permaneció relativamente estancada en la última década, siendo el incremento muy inferior al de sus vecinos (5%). Durante los primeros diez meses de 2011 la recepción acumulada de leche mostró un notable aumento respecto de igual período del año anterior, ubicándose 14,05% por encima. A tan sólo unos días de cerrar el año, se espera que la producción sea 13,1% superior a 2010.

Uruguay es el mayor consumidor per cápita de lácteos de la región, ubicándose, con 242 litros/hab/año en promedio, en los niveles de consumo de los países desarrollados. Argentina se posiciona en segundo lugar, con un consumo promedio de 205 litros. En Brasil, el consumo fue de 161 litros, presentando un incremento de 4,4% respecto de 2009. En Chile, con un promedio de 132 litros, el consumo se ubica por debajo del mínimo recomendado por Organización Mundial de la Salud (150 litros/hab/año).

La evolución de la participación de los distintos eslabones, productores, mayoristas y minoristas, de la cadena en el valor del producto final (litro de leche fluida al consumidor) desde enero de 2006 hasta la actualidad. Se observan tres períodos, el primero, desde principios de 2006 a inicios de 2007, donde la participación de cada eslabón se mantuvo relativamente constante. El segundo, desde 2007 a fines de 2008, donde se observa un aumento promedio de 10 puntos porcentuales en la participación del productor en detrimento de la participación mayorista y minorista. Esta situación a favor del productor se produjo como consecuencia de la creación del “Programa de Estabilización de Precios de Productos del Sector Lácteo Destinados al Mercado Interno” (Precio de Corte). Con el objeto de asegurar el abastecimiento del mercado interno y de mejorar el valor de su materia prima, sin que peligren los precios al consumidor, se creó un fondo con aportes de los exportadores lácteos. Este sistema no permitió que la cadena captara los precios récords internacionales y se estableció un mecanismo de Aportes No Reintegrables y compensaciones para productores e industrias.

Por último, una tercera etapa, desde inicios de 2009 a mediados de 2011 donde se observa una tendencia creciente de la participación del productor, una relativa estabilidad en la participación minorista y una pérdida a nivel mayorista, como resultado del mayor incremento en los precios pagados al productor en comparación con los precios recibidos en planchada de fábrica (mayorista).

Desde julio del corriente año, la caída del precio al productor junto con el estancamiento de los valores mayoristas y el aumento del precio al consumidor, ha provocado una contracción en la participación del eslabón primario, estabilidad a nivel industrial e incremento de la participación del sector minorista en el valor del producto final. De esta manera, en octubre de 2011 se equipara la participación del sector minorista y del productor, alcanzando una contribución de 33% cada uno. Respecto del promedio del período considerado el sector mayorista perdió participación en el valor final del producto, encontrándose actualmente 6 puntos porcentuales por debajo. La participación del productor también se ubica por debajo del promedio, en 3,7 puntos porcentuales, mientras que se ha incrementando notablemente la participación del sector minorista (10 puntos porcentuales). Cabe destacar que una participación por encima del promedio no significa mayor rentabilidad, ya que sólo se considera la participación de cada eslabón de la cadena en el valor del producto final, sin considerar los costos propios de cada uno. Así, por ejemplo, en 2008-2009, año en que la participación del sector primario se ubicó por encima del promedio, muchos productores lecheros registraron pérdidas e incluso muchos tambos cerraron. Resta esperar cómo ajusta la cadena en un contexto plagado de incertidumbre para el año que comienza producto de la crisis internacional, con un nivel de inflación que aumenta a un ritmo constante y con un futuro promisorio en materia de producción local.

BAJA ESTIMACION

El USDA espera para 2012 un crecimiento de la producción de los principales exportadores de productos lácteos. En Nueva Zelanda el incremento será de 2,4%, aumento que se suma a la mayor producción (8,8%) en 2011 respecto de 2010, producto fundamentalmente de las buenas condiciones climáticas. En Estados Unidos se proyecta un alza de 1,2% y en UE, principal productor mundial de leche, de 0,8%. A su vez, redujo las estimaciones de importaciones chinas de leche entera en polvo en 2012, de 450 a 375 mil t. A pesar de esto, el mencionado país seguiría siendo el primer importador mundial de lácteos, con una participación de 44% en el mercado mundial de este producto. Argelia, segundo importador, incrementaría sus compras 5% en 2012.

El departamento agrícola estadounidense estima que en 2011 la producción de leche en Argentina cerraría en 11.990 mill. de l, mostrando un crecimiento de 13,1% respecto del año anterior, tal como lo confirmara LA OPINION la semana anterior en su entrevista con el titular del CIL. A su vez, en un contexto de baja en los precios de los granos y de un mercado sostenido para la lechería, el USDA prevé que en 2012 la producción ascendería a 12.450 mill. de l, 3,8% más.

Con una estimación de consumo doméstico elevado, de 210 litros promedio por persona, gran parte de la producción sería excedente en relación a los requerimientos de nuestro país, quedando disponible para ser transformada en leche en polvo entera para exportación. Las exportaciones de productos lácteos aumentarían en forma significativa en respuesta al aumento en la producción de leche. Las ventas argentinas al exterior de leche entera en polvo en 2012 ascenderían a 250 mil t, registrando un alza de 12,6% respecto de 2011. El análisis precedente queda sujeto al efecto de la crisis internacional en la economía mundial el próximo año y particularmente en los principales países con los cuales Argentina comercializa: Brasil (leches, quesos y otros productos lácteos) Venezuela y Argelia (leches); Rusia y México (quesos); Chile (quesos y otros lácteos) y China (otros productos lácteos).

http://www.diariolaopinion.com.ar


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »