06/11/2011 às 15h03min - Atualizada em 06/11/2011 às 15h03min

Estrategias en lechería en Argentina

www.noticiasargentinas.com

Se pierden 300 millones de pesos anuales por estrés calórico en los tambos

Alrededor de 300 millones de pesos se pierden cada verano por efecto de las altas temperaturas sobre los rodeos lecheros: se trata del estrés por calor.

Según el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) “hay maneras de reducir su impacto”. Las condiciones climáticas de las cuencas lecheras pampeanas durante el período que va de octubre a marzo se apartan bastante de la zona de confort del rodeo lechero.

Las vacas se estresan, porque sus cargas calóricas son mayores que su capacidad para disiparlas.

En tanto que las pérdidas económicas se originan en: 1.Menor producción de leche. 2.Deterioro de los porcentajes de grasa y proteína en la leche 3.Pérdida de peso y de condición corporal 4.Deterioro de los índices reproductivos 5.Mayor riesgo de enfermedades.

Las pérdidas se dan principalmente durante el período de octubre a marzo, ya que en las zonas productoras de leche ocurren, en promedio, 11 olas de calor de 5 días de duración cada una.

“A mayor productividad del sistema, mayor impacto económico.Por eso, una estrategia adecuada para mitigar este problema es imprescindible en el marco de un proceso de intensificación sustentable”, indicó el INTA en una campaña destinada a mitigar los efectos del calor en los rodeos lecheros.

Se trata del aporte del “INTA Lechero hacia quienes deben tomar decisiones en las empresas tamberas en el tiempo que viene .Para dimensionar el problema, valorarlo y actuar en consecuencia.Con recomendaciones precisas de buenas prácticas adoptables a nivel de los sistemas”.

En este sentido, el Instituto desplegó una serie de materiales útiles “para seguir creciendo”.

Los documentos técnicos claves se encuentran sectorizados en cuatro aspectos que consideran centrales para hacerle frente al calor: Instalaciones, Agua, Manejo, Olas de calor.

Se trata de: Olas de calor: un mapa orientativo y bien ilustrativo de la frecuencia de olas de calor a lo largo de un año, con las diferentes zonas, pensado como una herramienta para disminuir riesgos. Instalaciones: la infraestructura disponible para “perder calor”: Sombras, ventilación y aspersión y cómo implementarlas en el tambo. Agua: pautas básicas para un buen suministro, predicción de consumo y su relación con la calidad de la leche. Manejo: estrategias de alimentación pensadas para el calor.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »