03/04/2011 às 13h44min - Atualizada em 03/04/2011 às 13h44min

Colombia: Colanta aprovecha la crisis láctea venezolana para hacer negocios.

www.el-nacional.com

El gerente de la cooperativa colombiana, Jenaro Pérez, dijo que están dispuestos a brindar asesoría técnica. La empresa ve en el mercado lácteo una oportunidad de negocio, pese a los problemas de pago que se han registrado en años anteriores con exportadores de ese país.

El déficit de producción lechera en el país ­que depende en más de 50% de importaciones para abastecer el consumo y calculado por el Instituto Nacional de Nutrición en 70,79 litros al año por persona, sin incluir quesos-, es un punto a favor de la cooperativa láctea colombiana Colanta. Esta empresa ve en este mercado una oportunidad de negocio, pese a los problemas de pago que se han registrado en años anteriores con exportadores de ese país.

Jenaro Pérez, gerente general de la compañía que agrupa a 14.000 pequeños productores de leche y emplea a 5.000 trabajadores, afirmó que no dudaron en aceptar la invitación del Gobierno venezolano para hablar de oportunidades de negocio, y de esa manera proponerle al Ejecutivo un acuerdo de suministro de leche evaporada para aprovechar la capacidad ociosa que tiene la planta procesadora y pulverizadora, situada en Machiques, estado Zulia.

El directivo dijo que mientras en Colombia sobra la leche, pero no tienen industrias para pulverizarla, en Venezuela tienen escasez de materia prima y poseen una capacidad industrial ociosa. “Les propusimos llevarle leche evaporada con 40% de sólidos para pulverizarla en la planta de Machiques. El convenio es que Colanta pague el procesamiento de la leche en polvo a un precio acordado que puede ser 500 o 1.000 dólares, y ese producto procesado se puede vender al Gobierno venezolano, a comercializadores privados o se exporta a Colombia. Son propuestas muy concretas”, expresó vía telefónica Pérez.

Agregó que están listos para ordenar el envió de los gandolas con tanques, con entre 90.000 y 100.000 litros diarios de leche evaporada cada uno, según la cantidad que requiera el Gobierno.

Pérez aclaró que en la actualidad ningún importador o comercializador venezolano tiene deudas con la empresa.

“Hace como 4 años diferentes industriales nos llegaron a deber 12,5 millones de dólares, pero pagaron puntualmente. Nosotros confiamos en el mercado venezolano y queremos lograr nuevos negocios”, expresó.

En 2001 la cooperativa colombiana había planteado al Gobierno venezolano, a través del entonces embajador en Bogotá, Roy Chaderton, la posibilidad de una línea de crédito en dólares para reactivar la planta lechera de Machiques, que en ese momento era propiedad de Parmalat.

Incluso hubo reuniones bilaterales con representantes de la empresa colombiana y la ministra de Producción y Comercio de la época, Luisa Romero Bermúdez.

En esa oportunidad se hablaba de transferencia tecnológica y del compromiso de operar la planta para el consumo local y para la exportación.

El gerente recordó que la planta estaba subutilizada y que había intenciones de ponerla a producir al 100%.

“Le dijimos al Gobierno préstenos unos dólares, quizás eran 10 millones de dólares, y Colanta compraría esa planta a Parlamat para procesar leche de ganaderos colombianos y venezolanos. Además, se tenía un plan para el apoyo y la asesoría técnica para elevar la producción nacional de leche.

Eso no se concretó porque luego el Ejecutivo venezolano adquirió la planta”, dijo.

Pérez es optimista y cree que esta vez si tendrán suerte y se materializará en el corto plazo el acuerdo de suministro de leche evaporizada. “Lo ideal es que nosotros pudiésemos asesorarlos también. Contamos con 50 profesionales especializados en la producción de leche y de carne”.


Fuente: www.el-nacional.com


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »