06/05/2012 às 10h11min - Atualizada em 06/05/2012 às 10h11min

China busca dominar el mercado lácteo global importando vacas

online.wsj.com

Los novillos se embarcarán este año en buques de transporte ganadero con destino a China.El traslado es una pieza clave de la estrategia de China para satisfacer la creciente demanda interna de leche y reformar su industria láctea, luego de que un escándalo de leche contaminada en 2008 provocara muertes, devastara la producción y generara desconfianza entre los consumidores, que optaron por la leche importada.

La industria china de productos lácteos tiene un largo camino por recorrer: las vacas chinas son apenas la mitad de productivas que las de Estados Unidos. Pero tras dominar la fabricación de electrónicos, textiles y juguetes, el gobierno chino ha puesto la mira en la producción de leche. Ha establecido metas de producción, creado incentivos tributarios y de otra índole para los productores lecheros y alentado a los inversionistas extranjeros para que aporten capital y tecnología. Al mismo tiempo, China compra vacas extranjeras de alta producción en cantidades enormes.

Desde 2009, China se ha convertido en el mayor comprador de vacas lecheras a nivel global, haciendo subir los precios de las terneras en todo el mundo y ejerciendo presión sobre otros mercados, como el de la alfalfa y el semen de toro. Según la firma de investigación Global Trade Information Services, ha importado cerca de 250.000 terneras, que son las vacas que aún no se han reproducido. El año pasado gastó más de US0 millones en 100.000 ejemplares.

Uruguay ha sido uno de los grandes beneficiarios. Cada productor recibe alrededor de US0, frente a un precio inicial de US0 en 2009, por cada vaca que sale del puerto de Montevideo, estima Alejo Guichón, director de la consultora uruguaya A&G, quien colaboró en la adaptación de los protocolos y condiciones comerciales para la exportación de vacas lecheras de Uruguay a China. El consultor señala que de las 150.000 terneras que Uruguay produce al año, alrededor de 36.000 serán embarcadas en 2012 con destino a China.

No sólo eso. Uruguay también vende el alimento necesario para las vacas en los cerca de 40 días que dura el viaje. Esa comida se produce en Uruguay o, en caso de que haya escasez, en Argentina.

Pero a algunos agricultores de los países que exportan sus preciadas terneras les preocupa que en los próximos años China pudiera pasar de ser cliente a rival en el mercado mundial de la leche.

“Es como constituir las manadas de nuestros competidores”, advierte Nick Renyard, dueño de un establecimiento lechero con 550 cabezas en el estado de Victoria, Australia. “Es como vender las joyas de la familia. Sólo se puede hacer una vez”.

Se espera que los envíos de vacas se mantengan al máximo nivel por varios años más, hasta que la industria láctea china intente alcanzar las metas gubernamentales de producción, que eventualmente podría destetar al país de la leche importada.



 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »