17/04/2011 às 07h24min - Atualizada em 17/04/2011 às 07h24min

Más leche

Diaro El País - Uruguay

Por Nicolás Lussich 
nlussich@seragro.com.uy 

El precio de los productos lácteos en el mercado internacional se ubica nuevamente en niveles máximos históricos, reflejo de una demanda internacional sostenida, que logra cubrirse con esfuerzos cada vez mayores de los productores, en una relación demanda-oferta cada vez más tensa. 

Sin embargo, se registra una alta volatilidad en los valores, por varios factores de incertidumbre que se han sumado en las últimas semanas en el contexto global. Por un lado, el terremoto, tsunami y posterior crisis nuclear en Japón constituyen un factor netamente bajista para la economía mundial, cuyo impacto aún es difícil de calibrar. Al cerrarse esta nota el New York Times informaba que Japón comenzó a registrar altos niveles de radiación en alimentos como verduras y lácteos, lo que puede derivar en una crisis alimentaria sin precedentes en dicho país. 

Por otra parte, la inestabilidad y los cambios políticos en las naciones árabes, particularmente en el Norte de África –y, sobre todo, en Libia–, constituyen un fuerte sacudón en el escenario global, también de difícil ponderación. Esto puede tener mayor incidencia que lo anterior en el mercado lácteo: los países árabes -muchos de ellos grandes productores de petróleo- son a su vez grandes importadores de alimentos, entre ellos de lácteos. 

Uruguay:

Uruguay no tiene en Japón un mercado importante para el sector lácteo, aunque el Sudeste Asiático más China captan 7% de las exportaciones totales de lácteos de nuestro país, según datos de 2010. Mayor es la ponderación de los países árabes, que representan casi 10%. 

La incertidumbre política no es amiga del buen funcionamiento de los mercados, por lo que todo este escenario puede resultar bajista para los precios, al menos a corto plazo. Sin embargo, para estabilizar cualquier proceso político, es básico proveer de alimentos a las poblaciones. Además, si el precio del petróleo se mantiene alto, como sucede al redactarse esta nota, eso dará poder de compra a estos países, lo que se refleja en la demanda de lácteos. 

En la economía global todo acontecimiento tiene impacto, aunque suceda en las antípodas. Sin embargo, la capacidad de los mercados (oferta y demanda) de reequilibrarse es mucho mayor y más rápida que décadas atrás. Por esto, en un escenario cambiante, es bueno analizar las tendencias de fondo de oferta y demanda de lácteos a nivel mundial. En este plano, el panorama es muy alentador. 

La "aspiradora" china 

El Departamento de Agricultura de EEUU (USDA, según su sigla en inglés) estimó en su último reporte semestral sobre el mercado lácteo internacional que China importará 400 mil toneladas de leche en polvo entera en 2011, casi el triple de lo que compraba hace un par de años. 

Según el USDA, esto "eclipsará cualquier otro mercado importador". El crecimiento de la demanda china es impulsado por varios factores: una población en expansión -que experimenta un sostenido incremento en su ingreso disponible-, escasa oferta doméstica y la desconfianza de la población china sobre su propia oferta local de leche, a raíz de la crisis por la contaminación con melamina (por causas distintas, una crisis similar parece cernirse sobre Japón). 

El USDA estima que la demanda china de leche en polvo entera continuará firme en el futuro previsible. También están creciendo las importaciones de leche en polvo descremada, a una impactante tasa de 22% anual en los últimos cinco años, previéndose que alcancen las 100 mil toneladas este año. Es una de las tendencias clave del mercado lácteo internacional, netamente alcista, por cierto. 

Desde la oferta, las exportaciones de leche en polvo entera de Nueva Zelanda y Argentina crecerán, pero no lo suficiente como para compensar la proyectada caída en las exportaciones europeas del producto. Menos para cubrir la explosiva demanda china. 

En consecuencia, se prevé que los precios de la leche en polvo entera seguirán firmes. Esto estimulará más exportaciones argentinas (y también uruguayas), así como de otros proveedores en otros lugares -pocos- del mundo. 

Los altos precios de la leche en polvo proveerán sostén, lógicamente, a los precios del queso y de la manteca, además del esperable impacto bajista sobre la propia demanda, aunque esto último no parece quitarle el apetito a los voraces chinos. 

Este incremento en la demanda no sólo se registra en China, sino también en otros mercados asiáticos, que pueden ser destino de posibles aumentos en las exportaciones de EEUU, que mantiene capacidad para elevar su producción. Además, los stocks de leche en polvo descremada y manteca son limitados, tanto en EEUU como en Europa, donde están en mínimos históricos. 

Este panorama no ha hecho otra cosa que alentar a los productores a aumentar su producción en casi todo el mundo, incluyendo Uruguay. 

Sequía y después 

Para el agro en general, la sequía veraniega no fue tan dura como se temía, pero afectó particularmente a la cuenca lechera Sur (San José, y parte de Florida y Canelones). Si bien encontró a los productores fortalecidos, las reservas se consumieron rápido y se debió echar mano a caros suplementos. Ahora el partido se juega en las siembras de otoño. 

Por suerte, los precios permiten solventar los elevados costos y habilitar que la producción siga creciendo. Febrero cerró con una remisión 12% mayor a la del mismo mes del año pasado, lo que ilustra la pujanza del sector lechero, a pesar de la competencia de la agricultura y –en menor medida– de la ganadería. 

La demanda internacional está promoviendo inversiones, en tambos (el caso más notorio es el megaproyecto de Bulgheroni, en Durazno) y a nivel industrial, con Bom Gosto iniciando ya la construcción de su nueva planta, que prevé poner en funcionamiento el año próximo, apuntando a captar 600.000 litros diarios (cerca de 20% de la remisión total actual). 

Este proyecto ha solicitado los beneficios de la Ley de Inversiones, para lo cual la Comisión de Aplicación (COMAP, que gestiona la aplicación de esa norma) condicionó al menos parte de ellos a que la nueva empresa busque leche a más de cierta distancia de la planta. El objetivo es que se desarrollen nuevas cuencas y productores, y que la nueva firma no compita tanto por productores ya existentes. 

La disposición parece coherente, pero –de todas formas– merece reparos de las industrias instaladas, nucleadas en la CILU (Cámara de la Industria Láctea del Uruguay), que temen un trasiego de productores a la nueva planta. Esta gremial planteó además en el seno del INALE (según informó El País) que Bom Gosto llega "apalancada" por préstamos blandos del banco oficial de desarrollo brasileño (BNDES), lo que le genera ventajas que las locales no tienen. 

De hecho, el BNDES no solamente otorgó préstamos, sino que además fue el facilitador de la fusión de Bom Gosto con LeiteBom, para constituir otro "campeón brasileño" de los alimentos, la firma Lácteos Brasil (LBR), que se constituye ahora en la principal empresa láctea del país vecino. 

Brasil es el principal destino de la producción láctea y no extraña que los empresarios norteños lleguen al sector industrial, como lo han hecho en los casos del arroz y de los frigoríficos. 

Sin embargo, encuentran en el sector lechero a una de las pocas empresas uruguayas con capacidad de proyectarse en el mercado global, Conaprole, además de otras firmas de menor porte pero igualmente dinámicas. La Cooperativa tiene herramientas fuertes y genuinas para fidelizar a sus productores (provisión de insumos, distribución de ganancias por capital lácteo, etc.), por lo que aparece mucho más robusta que cuando enfrentó la competencia de otras compañías extranjeras en los 90. En cualquier caso, los productores pueden estar confiados: hay cada vez más interesados en su leche. 
 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »