10/04/2011 às 14h43min - Atualizada em 10/04/2011 às 14h43min

Uruguay: Solicitan al MGAP que acelere faena de ganado tuberculoso

Diario El País

La Sociedad de Medicina Veterinaria pidió al MGAP que acelere la eliminación de 540 vacas lecheras con tuberculosis confirmada, que esperan hace 4 meses para ser faenadas bajo condiciones especiales y aún están apartadas en los tambos. 

El presidente de la Sociedad de Medicina Veterinaria, Carlos Morón, se reunió con el titular de la Dirección General de Servicios Ganaderos (MGAP), Francisco Muzio, para plantear la rápida eliminación de 540 vacas lecheras positivas a tuberculosis que desde diciembre, aún esperan en los tambos para ser enviadas a faena obligatoria. Esos animales, tienen que ser sacrificados en condiciones especiales -son identificados con una T marcada en la quijada-, aparte de los demás, con estrictas medidas de seguridad y su carne lleva termoprocesamiento, para evitar que la enfermedad se transmita al consumidor. 

La tuberculosis bovina es una enfermedad de denuncia obligatoria y los tambos, todos los años, tienen que realizar un análisis a sus vacas para detectar la presencia de la enfermedad y poder remitir leche a la industria. Ese análisis, sólo lo pueden hacer los veterinarios privados habilitados por el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y el diagnóstico de positivo, también es verificado por un veterinario oficial, en un lapso de 50 días después del primer diagnóstico. 

"En un tambo se detectaron 500 animales y en otro casi 40, están con diagnóstico confirmado, pero se formó un cierto cuello de botella para extraerlos, mientras que los propietarios tienen que seguirlos alimentando y no pueden ordeñarlos, porque la leche no puede llegar a la industria", aclaró Carlos Morón a El País. No sólo ocupan lugar en el predio, sino que tiene un costo adicional el hecho de mantenerlos, sin que produzcan un beneficio económico en el predio y en este caso, enfrentaron buena parte de la sequía. 

El profesional explicó que la tuberculosis bovina "no es una enfermedad de alto contagio como la fiebre aftosa", demora muchos años en manifestarse, por eso se le pide a las autoridades sanitarias que investiguen la fuente de contagio de ambos predios, además de solicitarles que "fijen los plazos para la eliminación de los animales positivos". Por otro lado, la Sociedad de Medicina Veterinaria le solicitó al MGAP que organice un curso de capacitación de veterinarios privados para luego incluirlos en la lucha sanitaria contra esta zoonosis (la tuberculosis bovina se transmite al hombre). 

Y es más, la meta de la gremial es que también oficialmente se controle el accionar de los veterinarios privados en su ejercicio de la profesión, porque no hay una colegiación en el país que permita detectar los puntos flojos y aspectos poco éticos dentro de la citada profesión. 

En la Dirección de Laboratorio Veterinario Miguel "Miguel C. Rubino" (Dilave), hasta 1992, hubo un veterinario especializado en el diagnóstico de tuberculosis bovina que para la profesión y para la producción lechera, ofreció mucha tranquilidad. Tras su jubilación en 1995, nunca se llenó la vacante. 

"Tiene que existir dentro de la Dilave un veterinario que ocupe ese cargo", insistió Morón, recordando que este fue otro de los planteos realizados al director de los Servicios Ganaderos. 

Como otro paso positivo y de gran avance, los veterinarios privados y el Ejecutivo acordaron organizar y realizar una serie de charlas para los profesionales, que posibiliten mejorar la prevención, la detección y hasta el propio manejo de los animales positivos a tuberculosis bovina. 

Las charlas que se están organizando abarcarán a todas las cuencas lecheras del país. 

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »