12/10/2013 às 14h11min - Atualizada em 12/10/2013 às 14h11min

En leche, Argentina a media máquina

http://www.clarin.com

A media máquina. La comparación interanual muestra una brecha del 34% en el valor de la leche fluida, en comparación con el año pasado. Hay varios sectores estratégicos para la economía de la Región Centro que encaran la recta final del 2013 con señales de alerta.

La economía de la Región Centro, con eje en su competitiva agroindustria, encara la recta final del 2013 con un leve crecimiento y con luces de alerta en algunos sectores clave, como el ordeñe en los tambos, la producción de biodiésel y el comienzo de una nueva tendencia de liquidación de vientres en la cadena ganadera. Además, preocupa la contracción del empleo y el estancamiento en la oferta de nuevos trabajos.

“Técnicamente, la economía está creciendo nuevamente, aunque las tasas por ahora son moderadas”, asegura el último informe de Indicadores Económicos de la Región Centro, que elabora el equipo de Ana Inés Navarro en la Universidad Austral. El estudio reconoce que hay algunos signos positivos, pero advierte sobre el deterioro del mercado laboral. Al comparar las cifras del período abril-junio, entre 2012 y 2013, el trabajo confirma que se perdieron 11.000 empleos en la Región Centro.

“La oferta laboral está creciendo muy por debajo de lo que lo hacía en los trimestres anteriores”, señala la Austral, que insiste en que la tendencia todavía no se revirtió y que la generación de nuevos empleos está estancada. En Santa Fe, el Indice Compuesto de Actividad Económica de la Provincia (Icasfe), que publica la Bolsa de Comercio de Santa Fe, midió un crecimiento de 2,2% en el primer semestre del 2013 y anticipa “situaciones difíciles” para este segundo semestre y los primeros meses de 2014, a raíz de las presiones macroeconómicas.

“A la problemática que genera la espiral de inflación y la incertidumbre respecto del mercado cambiario, por la falta de dólares y de precios de referencia, hay que sumar los pronósticos poco favorables respecto de las campañas de girasol y de trigo”, dice la bolsa santafesina. Es justamente el escenario climático el que bajó la producción de leche en los tambos, porque se arruinaron muchas pasturas. En los primeros siete meses de este año, el ordeñe en los establecimientos lecheros de la Región Centro cayó un 2,2%, respecto de la misma etapa del año pasado. “Los costos en carrera ascendente, además, complicaron la rentabilidad y la continuidad de la producción”, precisa la Austral.

El otro lado de la moneda es que ante la falta de leche aumentó el precio que reciben los tamberos por cada litro ordeñado (hace meses que supera los 2,10 pesos). La comparación interanual muestra una brecha del 34% en el valor de la leche fluida, en comparación con el año pasado. Pero no es para tirar manteca al techo, el precio que reciben los tamberos (0,38 U$S/litro) sigue siendo más bajo que el de sus colegas uruguayos (0,46 U$S/litro), por ejemplo.

Y este escenario de menor oferta de leche complica a las pymes e industrias lácteas. Otro problema relevante es que la cadena láctea de Santa Fe y Córdoba, la más importante del país, sigue sin poder aprovechar las muy buenas cotizaciones que ofrece el mercado internacional de la leche en polvo, por la fuerte demanda asiática, sobre todo china, y la caída en la producción de Estados Unidos, Europa y Nueva Zelanda.

Las ventas externas de lácteos cayeron un 7,3% en los primeros 7 meses del 2013, según la Universidad Austral. En el sur de Santa Fe, las plantas de biodiésel, uno de los sectores de mayor crecimiento en los últimos cinco años, ahora trabajan a media máquina. Hace unas semanas, la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio) ya había avisado que este complejo que agrega valor a la soja estaba trabajando al 40% de su capacidad por las restricciones que pusieron algunos países europeos a las exportaciones argentinas de este biocombustible, que ahora se agravarían.

Los datos que recopiló la Austral confirman que las ventas globales de biodiésel argentino cayeron más de un 50% en los primeros siete meses de 2013, respecto del mismo período del año pasado. “Las intervenciones estatales durante el 2012 -con marchas y contramarchas en las retenciones- y el bloqueo europeo desmoronaron las exportaciones. El resultado es que varias de las plantas más grandes han tenido que dejar de producir”, asegura el informe, que adelanta que habrá que seguir de cerca la evolución de un rubro que es estratégico para el complejo aceitero de la región.

Los frigoríficos, que venían golpeados por el virtual cierre de las exportaciones, ahora repuntan por la recuperación parcial de las ventas globales, pero a la cadena ganadera le preocupa la vuelta de la liquidación de vientres (que ya toca el límite crítico del 43%), que puede marca el fin de un ciclo de recuperación del stock de hacienda (ver “Los dilemas del negocio de la carne” ).

En la economía se destaca la buena performance de dos rubros fundamentales: construcción y la industria automotriz, que siguen mostrando una tendencia positiva (ver “Dos rubros que…” ), lo que moviliza inversiones y ayuda a sostener los indicadores de empleo. El clima será un factor que habrá que seguir de cerca en lo que queda del 2013 y los primeros meses del año que viene.

El retorno de las lluvias, que se espera para fines de octubre y noviembre en la zona núcleo, es central para poder reacomodar los planteos agrícolas invernales y sembrar con buenas perspectivas la soja, una variable estructural para la economía argentina, y los lotes maiceros.

En la coyuntura actual, el trigo y el maíz están en “alerta naranja”, según indicó un informe técnico de la bolsa rosarina. Es que en la zona núcleo está muy atrasada la siembra del maíz de primera. Además, el trigo pierde hojas, macollos y fue alcanzado por las heladas.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »