23/09/2013 às 13h47min - Atualizada em 23/09/2013 às 13h47min

El precio de la leche probablemente caiga en el largo plazo

www.stuff.co.nz, traducida y adaptada por Equipo de INALE

Los productores de lácteos podrían encontrar una reducción en los precios de los comodities lácteos, desde los máximos obtenidos, en el trascurso del próximo año, pero esto no tendría influencia en los precios pagados a los productores hasta la zafra 2014-15, según Rabobank.

El camino por delante, en gran medida, estará dirigido por la compra de China, que inicialmente no está mostrando ningún signo de abandonar la compra de productos lácteos, dada la escases de leche en polvo entera en el mercado incluso a valores record de US$ 5.000 por tonelada.

Además es casi seguro que incida sobre la voluntad de los productores de los Estados Unidos para que aumenten la producción de leche en el próximo año en los feedlot buscando aprovechar los precios más bajos del grano.

Hayley Moynihan de Rabobank mencionó que no se espera una caída dramática de los precios en el corto plazo, en la medida en que la demanda siga siendo alta a pesar de los altos precios, sin embargo, éstos no durarían para siempre y no podría descartarse que ocurra una mayor volatilidad.

“Estamos viendo los precios altos récord y los precios de Nueva Zelanda aún permanecen con un sobre-valor respecto a otros productos; por lo que creo que podemos esperar esa diferencia disminuya en la medida en que la zafra de Nueva Zelandia entra en la primavera. Esto podría significar que los precios de Nueva Zelanda bajen porque están con ese sobre-valor respecto al resto del mundo. Esto sería más un alineamiento global de los precios durante el año que viene”.

Los precios han aumentado abruptamente desde hace un año cuando se estaba vendiendo la leche en polvo a US$ 3.200 la tonelada. En ese momento hubo un superávit en la producción de los productores de Nueva Zelanda que lograron un gran final en la zafra 2011-12, además de mayores cantidades de leche procedentes de los Estados Unidos y Europa.

El cambio dramático resultó de la sequía que afectó a Australia y Nueva Zelanda, un largo invierno en Europa y los altos costos de alimentación en los Estados Unidos (causados por una sequía que afectó la producción de maíz el año pasado).

Además se identificó que la producción de leche en China no creció tanto como se esperaba debido a un severo invierno y problemas en la sanidad del ganado, por lo que se espera que dependan más de las importaciones para cubrir sus necesidades internas. En China la producción de leche proveniente de explotaciones de pequeña escala está disminuyendo más rápido que lo que va aumentando la producción de explotaciones de gran escala.

“Tenemos señales de que hay menor cantidad de producto en las seis principales regiones exportadoras, por lo que los precios más altos se relacionan a la escases. Donde vemos que lo que pasa ahora se relaciona a cuánta leche se produce en Nueva Zelanda y Estados Unidos principalmente porque son los dos principales exportadores en los que se espera que aumente la producción”.

La producción de leche en los Estados Unidos está aumentando dados los bajos precios de los granos y la mejora en los rendimientos que podrían ayudar a los productores a comprar y estoquear alimentos.

La producción de Nueva Zelanda está teniendo niveles más altos que los esperados, con un invierno tardío y un pico de primavera temprano.

El efecto de la mayor producción de leche se verán durante el próximo año, pero los indicadores señalan que se mantendrían firmes hasta Navidad esperando que la demanda de China continúe hasta que este crecimiento de la leche logre ser más consistente.

India ha tenido una razonable temporada de Monzón y su mercado lácteo estaba en equilibrio, solamente exportó una pequeña cantidad, mientras que la tasa de crecimiento de los países en desarrollo se fue desacelerando moderadamente, pero tendría un impacto en la demanda.

 


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »