11/05/2013 às 09h18min - Atualizada em 11/05/2013 às 09h18min

La lechería muestra algunas señales que permitirán retomar inversiones

Mercoláctea 2013. Lo afirman representantes de la cadena. Las deudas de los productores demorarían los planes hacia fin de año.

Si bien no es la panacea que desearía disfrutar el productor, el arranque del año para la lechería pinta mucho mejor que hace 12 meses atrás. Aunque están lejos de ser suficientes para revertir el escenario negativo que muchos tambos arrastran desde hace más de 15 meses, el clima y una leve recuperación en el precio han traído algo de alivio a la producción. A tal punto, que en algunos eslabones de la cadena se atreven a pronosticar que, antes de fin de año, volverá la inversión al sector de la producción.

Aferrada a estas señales positivas, la expectativa favorable parece estar de vuelta en el sector lácteo. La edición 2013 de Mercoláctea refleja este cambio incipiente de tendencia en el ánimo de los expositores y productores que visitan la tradicional exposición que arrancó el miércoles y termina mañana en el predio de la Sociedad Rural de San Francisco.

“Se ha iniciado una actualización de precios que, si bien no alcanza para recuperar en forma definitiva los números, esperemos que le permita al productor seguir trabajando”, anheló Alfredo Armando, presidente de la Sociedad Rural de San Francisco.

Un pasado complicado. El año anterior no fue fácil para la producción de leche. “Hemos pasado un 2012 muy complejo, en especial los productores, que se encontraron con una suba de costos considerable, principalmente de los granos, la que no estuvo acompañada por la suba de los precios de la leche en igual proporción”, observó Ezequiel Cabona, presidente de De Laval Argentina, la filial local de la compañía extranjera dedicada a la fabricación de instalaciones y equipos para tambo.

En este escenario, las inversiones brillaron por su ausencia. “Se pararon las nuevas instalaciones, sólo se realizaron algunas adecuaciones y se trabajó con lo que ya estaba pedido”, sostuvo José Mecchia, integrante de la empresa Piatti Tambos y Estructuras, ubicada en la localidad de Sacanta.

También quedaron algunos tambos en el camino. Sólo la cooperativa láctea Manfrey, con una fuerte participación en la región, perdió nueve tambos en el último año. El equivalente a 21 mil litros diarios.

La empresa láctea, con sede en Freyre, recibe actualmente la materia prima que le proveen 142 tambos, que producen un promedio diario de 2.450 litros. En 1997, la cooperativa procesaba la leche que le aportaban 280 tambos, que generaban un promedio de 998 litros diarios, recordó Norberto Alisio, expresidente de Manfrey.

“Es parte del fenómeno que vivió la lechería en los últimos años. Con menos tambos se produce más leche, debido a la mayor eficiencia en la producción por hectárea”, sostuvo el productor de la zona de Colonia Iturraspe (entre San Francisco y Freyre).

Punto de inflexión. A la recuperación que muestra el precio de la leche, que el último mes superó en algunos casos los dos pesos por litro, el productor le sumó una coyuntura climática favorable. A diferencia de 2012, cuando la sequía generó problemas en la cadena forrajera, este año se pudieron hacer reservas en cantidad y calidad en la cuenca lechera del este provincial. Inclusive, con algunas lluvias del otoño se pudieron implantar alfalfas y verdeos.

“El año climáticamente viene bien, esperemos que se pueda aprovechar con precios”, sostuvo Jesús Vanzetti, otro productor de la cuenca de San Francisco.

arece que el inicio de 2013 aporta mejores sensaciones. Algunos integrantes de la cadena perciben el inicio de un ciclo interesante para la producción primaria, con mejores precios y más inversión. “Hay muchos productores endeudados, producto de la crisis que vienen soportando desde hace 15 meses. Cuando logren sanear su deuda comercial, van a volver a invertir”, confió Cabona, de De Laval.

Las señales que emite el mercado internacional, con precios sostenidos para la leche en polvo (entre 4.500 y 4.700 dólares la tonelada), son un buen indicador para la industria. Su efecto derrame sobre la producción permitiría, en los papeles, mejorar los números del tambo.

En el departamento de Grandes Proyectos de De Laval ya se han comenzado a reactivar algunas inversiones, que los propios productores habían frenado el año pasado debido a la coyuntura. Varias de ellas están en Córdoba y se caracterizan por la intensificación de la producción y el sistema de bienestar animal, con el estabulado de las vacas con camas de goma y sistemas automáticos de ventilación.

Salvo raras excepciones, todos estos proyectos están atados al financiamiento bancario o de las compañías proveedoras. “En el segundo semestre del año, la inversión será más fuerte”, pronosticó Cabona.

Exportaciones, ¿otra vez en la mira?

Bajo la lupa. La suba del precio internacional de la leche en polvo volvió a encender la alarma en la Secretaría de Comercio Interior, que dirige Guillermo Moreno. A tal punto, que en la industria aseguran que los permisos de exportación se están demorando.

Producción. Con una caída en la producción durante el primer trimestre del año que osciló entre el seis y siete por ciento, la capacidad de la industria para elaborar leche en polvo está ociosa. Algunos analistas afirman que mientras la producción nacional ronde los 11 mil millones de litros anuales no habría un déficit en procesamiento.

Novedades en la muestra

Delegación de productores de Perú. Un grupo de 30 productores lecheros de la provincia peruana de Jorge Basadre, en la región de Tacna (límite con Chile) llegó hasta San Francisco para recorrer la muestra lechera. “Venimos a ver la última tecnología. Si bien las características de la producción aquí son muy distintas a las que tenemos nosotros allá, siempre hay conceptos para introducir”, sostuvo Ángel Linares, integrante de la comitiva extranjera. En esa zona desértica del Perú, la producción de leche es intensiva, en su mayor parte con raza Holstein. Sobre una base forrajera de alfalfa y “maíz en chala”, las vacas producen 15 litros de leche por día, en una zona donde llueven 30 milímetros al año.

Parcelas forrajeras. Por primera vez, y bajo el formato de plots, Mercoláctea exhibe genética vegetal para la producción de leche. El sector de las parcelas demostrativas con alfalfas, sorgos graníferos y maíz tiene un superficie de 150 metros cuadrados y participan los semilleros Agvance, Forratec, CalWest, Los Algarrobos, Illinois y Premium Seeds, Biscayart, Bayá Casal y Pannar. Su instalación contó con el apoyo técnico del Inta San Francisco. “Nos hemos encargado de que las parcelas lleguen en óptimas condiciones a la fecha de la muestra. Para eso, hemos ajustado el manejo durante todo el verano”, sostuvo Alejandro Centeno, jefe del Inta local.

“Empacadora” de pasto. La empresa alemana Claas presentó en Mercoláctea su modelo de enfardadora 3300 Quadrant. El equipo permite confeccionar fardos de pasturas de hasta tres metros de largo, con una altura de 90 centímetros y un ancho de 1,20 metro, con seis ataduras. “Es una máquina que trabaja de forma muy cuidadosa, con una técnica de rotor madurada y sin mecanismo de corte en todos los tipos de forraje”, explicaron desde la empresa. La confección de forrajes de calidad y a gran escala es un nicho que las grandes empresas de maquinaria agrícola están evolucionando. Apuntan a los grandes productores y a los contratistas rurales.

http://www.lavoz.com.ar


Link
Tags »
Notícias Relacionadas »
Comentários »